¿Vender o alquilar mi vivienda?

vender o alquilar mi vivienda

Si estas en ese momento en el que te planteas si vender o alquilar tu vivienda, entonces párate a reflexionar y estudia bien todas las opciones.

Cuando compré mi apartamento hace cinco años, sabía que era solo una vivienda temporal. Mi apartamento de dos habitaciones y un baño era el espacio perfecto para mí en ese momento, pero sabía que a medida que pasara el tiempo, me casaría y formaría una familia, y por tanto tendría que mudarme a una vivienda más amplia y con características completamente distintas.

Durante mucho tiempo, asumí que simplemente vendería mi casa actual, pero ahora me he dado cuenta de que podría ser más inteligente conservar esta propiedad y sacarle rentabilidad.

Eche un vistazo a este artículo para averiguar si también podría ser interesante para ti.

  1. No necesitas vender tu casa para comprar la siguiente.

“Lo primero que debes preguntarte es ‘¿Tengo que vender esta casa porque necesito el dinero para otra cosa?”

Principio del formulario

Final del formulario

Muchos propietarios venden su casa actual para financiar su próxima casa, pero no es el mismo caso para todos.

Si no necesitas vender tu casa para pagar la siguiente, puede considerar alquilarla por un tiempo para poder disfrutar de un ingreso pasivo, luego vender más tarde cuando sea el momento adecuado.

  1. Puedes conseguir una hipoteca

Es algo a tener muy en cuenta a la hora de decidir si vender o alquilar tu vivienda.

En este momento es importante valorar si aún estas pagando hipoteca de esa primera vivienda y por tanto tendrías que solicitar una segunda hipoteca o si ya tienes la vivienda pagada. Aunque los bancos pueden valorar en positivo las dos opciones.

Si tu vivienda está pagada y decides alquilarla, para el banco esta opción es un ingreso extra que valora bastante bien a la hora del estudio.

Si, por el contrario, aún te queda hipoteca pendiente por pagar hay que considerar que en el estudio el banco va a tener en cuenta la relación deuda-ingreso, por lo que la deuda no debe superar los límites para que el estudio salga positivo. En este caso es posible que la opción de vender para comprar pueda ser la más conveniente.

¿No estás seguro de si te dan o no un préstamo hipotecario? La mejor forma antes de tomar cualquier decisión es consultar con un financiero, que pueda estudiar todas tus posibilidades al detalle y te pueda ayudar a conocer tu situación exacta.

  1. Es un mal momento para vender tu casa en términos del mercado.

¿Otra ventaja al alquilar en lugar de vender? Puedes darte la oportunidad de ser estratégico en el momento de tu venta, lo cual es importante porque si vendes tu casa en el momento equivocado, podrías estar arriesgando mucho dinero.

Si no has estado en la casa por mucho tiempo (por lo que la inversión no ha tenido tiempo de apreciarse) o si el mercado no es bueno cuando decides vender, es posible que no estés obteniendo las ganancias que podrías obtener si espera un mejor momento.

Para saber si ganarás dinero con la venta es importante obtener un informe de valoración detallado. Por supuesto, las estimaciones de ventas y precios no son garantía de lo que vale tu casa, pero te ayudarán a tener una idea de cuál puede ser la mejor opción.

Luego calcula bien cuanto te costará vender tu casa (consulta los gastos de vender una vivienda) y analiza cuanto le puedes ganar a la venta. Si no vas a ganar mucho o sale pérdidas, podrías considerar alquilar por un tiempo.

Alquilar durante un año y echar un vistazo mientras al mercado y el valor de tu casa más adelante, podría hacer que este juego de espera valga la pena.

  1. Tu casa se encuentra en una buena zona para alquilar y está lista para entrar.

Si estás en una ciudad grande donde muchas personas alquilan, o cerca de una universidad donde muchos estudiantes buscan alojamiento fuera del campus, podrías ganar una buena cantidad de dinero al alquilar tu vivienda. Gran parte del negocio inmobiliario se trata de oferta y demanda, por lo que, si hay un gran mercado, tu vivienda podría ser una gran fuente de ingresos en los próximos años.

Pregúntate si tu hogar sería atractivo para los inquilinos. Algunas características podrían hacer que tu hogar sea especialmente valioso como una propiedad de alquiler, mientras que aquellos interesados ​​en comprar pueden tener diferentes necesidades.

Por ejemplo: mientras que un comprador puede querer un buen espacio al aire libre y no le importa cortar el césped, los inquilinos pueden preferir una vivienda con una pequeña terraza para que no tengan que preocuparse por el mantenimiento. Si bien los compradores pueden estar de acuerdo con hacer algunas reformas y personalizaciones, los inquilinos prefieren una vivienda lista para entrar.

Incluso los muebles pueden ser un factor importante. Si bien es probable que los compradores vengan con sus propias cosas, algunos inquilinos pueden pagar extra por una casa completamente amueblada o semi-amueblada.

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar